Se bienvenid@ Invitado a ~ +ACADEMIA LEGACY+ Foro de rol literario ~. Fue creado el Jue Mar 13, 2014 4:55 pm, es decir que tenemos exactamente 1683 días de vida. Hasta ahora sus 310 usuarios han escrito 8439 temas en los 120 foros que existen. Tú, Invitado, haz escrito 0 posts desde que te registraste el .

El último de nuestros usuarios registrado fue Nabrishka
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Notificaciones












Online
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados

Eukene Polkov Nasaka, Jellal Fernandes, Paper Crow

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 223 el Lun Ene 01, 2018 4:08 am.












Internado Borealis
Academia Legacy Academia Legacy Academia Legacy


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.0
Academia Seeds of Legacy por Beatrice y Gilgamesh se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://academialegacy.activoforo.com/.

El crédito por el diseño del foro se da a Jack, quien ha trabajado en la estructura visual de éste y en otros aspectos metafuncionales. Los planificadores de la trama del foro son los administradores Beatrice y Gilgamesh. El crédito por el sistema interno del foro se da a los miembros fundadores: Jannei MC.Clov., Jyu Viole Grace, Mavis Blanc y Suigintou, en conjunto con los otros administradores. Asimismo, a Darren Criss por el modelo de fichas, a las obras de varios autores -cuyo uso está exento de ánimos de lucro- y a los administradores que operan desde la página oficial de Facebook, la cual es propiedad del foro. Ante cualquier semejanza con el diseño y trama de este foro, los administradores llevarán a cabo el proceso pertinente estipulado por la normativa de Creative Commons para iniciar acciones relacionadas a propiedad intelectual.

Academia Seeds of Legacy. 2014-2017.

Fucking bastard [Priv. Astolfo]

Ir abajo

Fucking bastard [Priv. Astolfo]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 18, 2016 6:25 pm


En la oscuridad tan espesa como la sangre solo titubeaba una solitaria vela encima de la mesa de madera gastada donde el párroco guardaba sus utensilios de misa cristiana. La única iluminación aparente en el lugar parecía tímida y cansada por lo poco que su luz llegaba a abarcar en el costado izquierdo de la bodega; quizá hasta ella misma, un ser sin ninguna emoción ni vida, se sentía intimidada claramente por la escena que se llevaba a cabo casi al frente de donde se encontraba. El piso de madera en su mayoría parecía limpio, pulcro, como si se hiciera el aseo al menos una vez al día, más, manchas oscuras frescas, como si se tratara de alguna especie de líquido, se veían regadas por todo el piso de tal manera que daba la impresión de que algo en una posición elevada había pasado por el lugar. Las cajas apiladas en los costados si quiera tenían alguna señal de polvo producto al abandono; la sotana colgada sobre la silla de la única mesa del lugar también tenía residuos de esas gotas que lograban marcar el piso de manera irregular.

Una ligera ventisca proveniente de la puerta entreabierta que daba casi al altar de la iglesia desvió un tanto la luz de la vela, iluminando de esa forma el rostro calmo y con la sonrisa encantadora de Aidan. Sangre escarlata manchaban completamente sus dedos, demasiado delicados para un hombre con la fuerza un tanto más elevada que la común; la camisa purpura que llevaba encima de la playera color blanco estaba recogida de las mangas para evitar mancharse la ropa con aquella sustancia carmesí que tanto le agradaba. Sonrío, movió el bisturí entre sus dedos con suma precisión y suspiro de manera relajada. En frente del hombre de cabellos rojizos, que se sentaba al lado de una larga pila de cajas de cartón, se ubicaban tres corridas de carne cruda que reflejaban un rojo brillante.

Eran intestinos, intestinos de quién sabe que pobre alma, colocados de manera ordenada sobre el piso. Aidan los observó de manera perezosa, se levantó, tomó un diapasón que estaba sobre la mesa de la vela con su mano izquierda y dio un golpecito con sobre el piso de madera.

« Ding »

Y antes que el sonido del diapasón desapareciera completamente, rápidamente pinchó en todos lugares de los intestinos con su mano derecha. Un sonido angustiado repentinamente salió de la oscuridad. Aidan se levantó y colocó una mano con cuidado debajo de su barbilla, escuchando el sonido emitido para luego asentir de manera satisfactoria luego de compararlo con el resto del eco del diapasón.

Muy bien, así que aquí es "mi"

Reflexionó en voz alta antes de marcar un punto con un alfiler. Muchas notas similares ya se habían hecho en aquel pedazo de carne que temblaba de manera incesante... tanto que parecían estar vivos, más correctamente, parecía que el dueño de seguía vivo.  Atado al crucifijo de la pared que daba hacía la otra habitación de almacenaje, estaba atado el párroco que sollozaba incesantemente gracias al dolor. Había un corte horizontal hecho en su abdomen, y los contenidos que habían sido extraídos eran acariciados en las manos de Aidan.

No mueras, tengo mucho que experimentar aún

Pidió con una sonrisa amable al apretar con fuerza lo que tenía entre las manos, el pobre hombre moribundo atado al crucifijo grito de dolor antes de perecer. Aidan frunció el ceño antes de dejar caer al piso los intestinos que había tomado

Te dije que no murieras...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fucking bastard [Priv. Astolfo]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 26, 2016 4:13 pm

-¡Geez! Estos caminos siempre terminan perdiéndome...-

Algo natural en el era perderse, siempre debido a su personalidad curiosa. Era natural, después de todo, al final siempre terminaba aprendiendo algo más sobre el medio...bueno, casi siempre. Tenía lo que parecía ser una especie de vestido blanco hasta las rodillas, unas botas de excursión y una especie de Fedora café parecido al de Indiana Jones, hasta tenía una mochilita igual a la de éste.
 Había arribado a lo que parecía ser una parte que no había visto de la Isla. Tampoco es que llevara tanto tiempo y todavía tenía planes de descubrir todo lo que había. ¡Hey, tampoco era un viaje perdido!

Caminó por entre los lugares y tiendas, buscando algo que comprar. Había traído poquísimo dinero, pero le alcanzó para comprar un helado de estos en como y que parecen un remolino. Cómo había una plaza cerca, se fue a sentar en uno de los bancos cercanos para comer con algo más de tranquilidad. Escogió sentarse a una banca al lado de una flores de lirio.

-Bueno, ya que estoy aquí...debería ver algo, ¿no?-

El jinete apartó la mirada a lo que parecía ser un templo en la lejanía. Recordó lo mucho que había pasado en los templos de ese estilo, durante los tiempos donde estuvo "vivo". Bueno, también lo estaba ahora, pero quizás no era tan independiente como en ese entonces.
Terminó de comer el helado y se dirigió a revisar el templo, dando brincos mientras tarareaba una alegre canción.
Llegó a la Iglesia en unos 10 minutos, aún ritmo bastante rápido. Se detuvo en frente de la puerta entre-abierta, empujándola lentamente. Estaba algo apenado, no había entrado a una Iglesia desde hace tiempo...¿Él se habrá enojado con el, bueno tampoco es que no comprendería su situación, así que respiró hondo y entró sin miedo.

Lo primero que le extraño fue lo oscuro del lugar, que a pesar de que la luz exterior alumbraba un poco el pasillo, no lo hacía en su totalidad. Lo más que pudo fue divisar una figura humana frente al altar. Lo segundo fue, un fuerte olor a sangre. Normalmente las Iglesias suelen tener un olor a incienso, o eso recordaba...¿pero sangre? Resultaba extraño que en esos tiempos hicieran ya sacrificios, al menos lo que podría llamarse "mundo civilizado".

-Parece que hay algo de carne ahí, ¿cierto? ¡Creía que en días como estos estaba prohibido comer carne!-

Esa actitud que tanto lo marcaba se hizo presente, casi prácticamente olvidando todo lo que fue este "impacto inicial". Sin embargo, podía notarse en parte el miedo de saber lo que estaba pasando. No abrió más la puerta y se dirigió a el...¿sacerdote?, con una sonrisa amigable en su rostro, pero eso no evitaba que sudara un poco. Se notaron algunas gotas de sudor en sus mejillas y frente, además un fuerte latido de su corazón, que se volvía cada vez más rápido. ¿Esta era la clase de experiencias que buscaba, llena de adrenalina y miedo?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.